Operación limpieza: ¿Cómo optimiza una mudanza?

operación limpieza: ¿Cómo optimiza una mudanza?

A lo largo de nuestras vidas, vamos acumulando objetos, enseres, adornos, ropa y una serie de cosas en nuestra vida cotidiana. Los seres humanos somos acumuladores por naturaleza y solemos ser reacios a desprendernos de objetos materiales.

Asignamos valor sentimental a objetos y sin querer, todos en mayor o menor medida sufrimos del Síndrome de Diógenes. Asignamos cualidades emocionales y apegos sentimentales a cosas que normalmente deberían estar en el contenedor de la basura.

En algunas personas, la acumulación de objetos y la reticencia a tirar cosas, llega a grados impresionantes. Esta condición humana tan habitual, adquiere una especial dificultad a la hora de hacer una mudanza. La mayoría de nosotros, sin saberlo, guardamos en nuestros armarios, cajones y trasteros, objetos que son básicamente basura. 

Nuestras casas están llenas de ropa que nunca usamos, útiles que aún están en sus cajas u objetos con valores sentimentales forzados. Esto se multiplica exponencial y directamente a medida que más años hemos vivido en nuestro actual hogar.

Sin embargo, al momento de mudarnos notamos que en nuestros pequeños hogares hemos acumulado tantas cosas que no sabemos bien cómo manipularlas. Por ello, una mudanza es la ocasión perfecta para optimizar nuestros espacios y aligerar la carga de nuestras posesiones.

Veamos algunas acciones que podemos hacer para reducir el inventario de objetos de nuestros armarios y espacios. Todo esto permitirá no sólo optimizar el espacio sino romper un ciclo de manera positiva en nuestra nueva dirección.


7 consejos para optimizar una mudanza

Operación Limpieza: ¿Cómo optimiza una mudanza?

Antes de iniciar el proceso de embalaje y preparación de la mudanza, hacer una operación de limpieza es una de las mejores ideas. Todo este proceso debe hacerse de una manera ordenada, metódica y secuenciada para que esto no se transforme en una operación complicada.

Veamos las mejores 7 ideas para hacer una operación limpieza eficiente y relajada:

1. Dividir para vencer

Fraccionar una gran tarea en pequeños segmentos es una de las mejores tácticas para hacer una limpieza y selección de una manera menos complicada. De hecho, una de las mejores decisiones es planificar los días de preparación en función al número de sectores en el que dividamos la casa. Esto, obviamente, depende de la urgencia o tiempo disponible para hacer la preparación previa a la mudanza.

2. De macro a micro

Debemos comenzar por las áreas más grandes y complejas. Aunque parezca paradójico, hacer el trabajo más complicado de primero, permite enfocar nuestras máximas energías en las zonas que más lo requieren. La cocina, el trastero y los dormitorios, suelen ser las zonas de mayor acumulación de objetos innecesarios.

3. Sin remordimientos

La incapacidad de deshacernos de cosas es lo que nos ha traído hasta este punto. Por lo tanto, en el proceso de limpieza debemos tirar sin remordimientos y hacerlo de manera pragmática. Si un objeto no tiene una utilidad práctica, un uso recurrente o un valor objetivo, debe salir de nuestras vidas.

4. Donaciones

A algunas personas les compensa emocionalmente el hecho de que muchas de sus cosas puedan tener una segunda vida para alguien que lo necesite. Esto se hace especialmente importante en el caso de la ropa, libros, juguetes o electrodomésticos.

Debemos tener presente que a la caridad no deben ir las cosas que no nos atrevemos a tirar a la basura. Es decir, debemos ser conscientes  y solidarios de una manera objetiva. Un objeto roto o inservible sólo causará más problemas que soluciones a las organizaciones encargadas de repartir estas donaciones.

5. Saca provecho económico

Actualmente, existen decenas de plataformas de compra-venta de objetos de segunda mano. Desde nuestro móvil y haciendo un par de fotos, podemos vender muchas cosas que nos pueden servir para sacar algún provecho económico y pagar, por ejemplo, a la empresa de mudanzas en sevilla.

6. No repases

Una vez que hemos decidido que algo va a la basura, venta o donaciones, no debemos repasar y dar una segunda revisión. Lo más común es que en estas revisiones, volvamos a rescatar cosas que ya estaban destinadas a salir de casa.

7. Seguir un método

Antes de empezar a deshacernos de las cosas innecesarias, debemos establecer un criterio de selección útil, práctico y sobre todo real. Este método permitirá clasificar, seleccionar y dar un destino a las cosas que se irán de casa en la operación limpieza.